miércoles, 19 de noviembre de 2014

Entrevista exclusiva a Carlos Lopez, Ballet Master del, American Ballet Theatre Studio Company


"Don Quijote" Foto: Jesús Vallinas


 " La danza requiere mucha disciplina, mucho trabajo y horas de aprendizaje".

 


Carlos no duda ni un momento en concedernos una entrevista, a pesar de los muchos compromisos y el trabajo que tiene en New York.

Son las 4a.m en España y las 22p.m en New York, el teléfono de Skype suena en España, Carlos recién llega a casa, está ensayando muy duro para bailar en el Festival de la Habana donde asistirá como artista invitado junto con su compañera y gran amiga Xiomara Reyes (Primera bailarina del, Amercian Ballet Theatre).
Carlos actualmente es Ballet Master del "American Ballet Theatre Studio Company". Obtuvo  el certificado del Amercian Ballet Theater de todos los niveles del ABT National Training Curriculum. Dio un salto en su carrera y ahora como freelance, gestiona su tiempo, su carrera, sus clases, sus apariciones en otros escenarios y sus redes sociales, es independiente de independientes.

B. ¿Cómo supiste que querías llegar a ser bailarín? ¿Fue un flechazo o llegó poco a poco?

C. Pues no sabría muy bien como explicártelo. Yo antes de empezar a tomar clases de ballet me gustaba ver películas de Fred Astaire y Ginger Rogers en televisión. Tenía una vecina que entrenaba en el equipo Nacional de Gimnasia Deportiva, y siempre veía con admiración todo lo que hacía y los vídeos de sus competiciones. Hasta el día en que mi madre, por recomendación de una de mis profesoras de gimnasia del colegio me llevó a un estudio de ballet. Tuve la suerte que era el de Víctor Ullate, y cuando vi a los niños tomando clases, me quedé encandilado al comprobar como todos los alumnos hacían el mismo movimiento que el maestro les marcaba, acompañado con una maravillosa música de piano. Era la primera vez que a mis once años veía algo tan bonito.

B. ¿Que es lo que más recuerdas de la época como bailarín en la compañía de Víctor Ullate?

C. Lo que más recuerdo son las primeras actuaciones y las giras por toda España. Muchos de mis compañeros pertenecíamos a la misma escuela y después de las actuaciones, cenábamos juntos, nos subíamos al autobús y viajábamos a otra ciudad. Recorrimos toda España y parte de Europa. Me acuerdo de las ganas que teníamos de mejorar y comernos el mundo. Luego ya con los años vinieron más responsabilidades y todo se disfruta de otra manera, pero los principios son imborrables. 

B. ¿ Fuisteis una generación que conseguisteis destacar en importantes carteles de teatros, Igor Yebra, Tamara Rojo, Ángel Corella....¿qué os inculcó Víctor Ullate para que salieran tantos éxitos?

C. Víctor nos inculcó un amor profundo a nuestra profesión, una dedicación y disciplina con nuestro trabajo y hacia nosotros mismos. Nos educó sobre una base técnica muy buena y a la vez sólida que es muy importante. Ya desde muy temprana edad, nos enseñó muy detalladamente lo que estaba correcto y lo que no: en cada paso, en cada ejecución, a tener una limpieza técnica. Y eso hizo que nosotros empezásemos a reconocer nuestros errores y mejorarlos.  Él era muy bueno en crear un ambiente de competitividad entre nosotros. A veces esa competitividad era buena y a veces no, pero eso nos hizo crecer, mejorar y llegar a metas que en otros lugares no hubiéramos conseguido.


Principe "Cascanueces" Inoue Ballet de Japón
B. En el 2001 decidiste dar el salto a la gran manzana, y entraste en el ABT, (American Ballet Theatre), en pocos años conseguiste ser solista de la compañía, ¿qué recuerdas de tú llegada a NY?

C. Recuerdo que mi llegada fue bastante inquietante, porque yo tenía contrato para entrar en el ABT en el año 2000, pero por circunstancias que pueden pasar en esta profesión, cuando estaba bailando Giselle en mi último espectáculo en La Compañía de Ullate, me rompí los ligamentos cruzados de la rodilla. Entonces se me canceló el contrato, estuve un año en recuperación,  y después tuve que audicionar de nuevo, volví en Septiembre de 2001. Ese Septiembre llegué a trabajar una semana más tarde porque la visa no llegaba y como nos íbamos de gira el día 10, me tuve que aprender un montón de ballets en poco tiempo. Nos fuimos de gira el 10 de septiembre y el 11 se cayeron las Torres Gemelas, así que me encontré con el desconcierto de la gente por lo pasado en Nueva York. Estaba en un continente nuevo, de gira por todo estados unidos, sin hablar un inglés perfecto y con gente que acababa de conocer. Pero me acogieron muy bien mis antiguos compañeros de Ullate y más españoles que estaban en la compañía, así que eso me ayudó mucho. Me acuerdo que trabajabar sin parar. Muchas clases y ensayos. Yo venía de una compañia de treinta bailarines y ahora estaba en una de sesenta, con dos clases diarias de ballet a elegir, ensayos con una cantidad de coreógrafos y ensayadores nuevos. Estuve diez años en la Compañía de Víctor, trabajé muy cercanamente con él, con Micha Van Hoecke y con varios bailarines de la compañía que empezaban a hacer coreografías, pero en cuanto llegué al ABT no se paraba de ensayar con gente como Anthony Dowell, Natalia Makarova, William Forsythe, Gelsey kirkland, Lar Lubovich o James Kudelka.

B. ¿Qué coreografías recuerdas haber bailado en el ABT que nunca olvidarás?

C. Hay tantas! las primeras son las que guardo con más cariño. Había un solo coreografiado por Stanton Welch con música de George Harrison que me encantaba. Un ballet que creó para mí James Judelka "Sin and Tonic", "Work within Work" de William Forsythe, con el que pude trabajar cercanamente y me dio la oportunidad por primera vez de improvisar en un escenario. Y como no, los grandes clásicos como "Romeo y Julieta" "The Dream" "La Fille mal gardee" bailar "Fancy Free" de Jerome Robins en el Bolshoi, la grabación del DVD del "Lago de los Cisnes" en Washington DC. Y uno de mis últimos ballets con ABT y que el increíble Alexei Ratmansky me dio la oportunidad de bailar y estar en la creación de "Seven Sonatas".



 " A veces falta un poco más de motivación, y eso es algo que me gusta inculcar cuando estoy enseñando".




  B. ¿Quien fue tú referente en la Danza? ¿en quién te fijas o de quien has aprendido y ha sido tú maestro?

C. En mis comienzos fue Víctor Ullate, por su manera de enseñarnos los pasos y como los demostraba en su clases. También siempre he tenido como  referente a Baryshnikov. Cada vez que he tenido que bailar un pas de deux clásico, he mirado la versión que él bailaba. Mischa, es un clásico que nunca está demodé, por su manera de ejecutar los pasos, por su carisma e inteligencia a la hora de bailar. Más tarde, por unos vídeos descubrí a Julio Bocca, el cual me fascinó su manera de atacar los pasos de una manera más energética y sin ningún miedo a nada.


Foto: Jesús Vallinas
B. ¿Después de 11 años como solista en ABT, decides ir por libre, no debió de ser una decisión fácil, porqué decidiste dar el salto a freelance dancer?

C. Después de diez años en la misma compañía y veinte en la profesión, llega un momento en que los papeles que bailas suelen ser los mismos. La visión del repertorio que querían que bailara y lo que yo quería bailar no era lo mismo. Así que poco a poco las emociones de hacer cosas interesantes ya no eran tantas y aunque fue un momento duro, después me alegre de que hubiera pasado por todo lo que he realizado y lo que estoy haciendo ahora. Sobre todo volviendo a sentir que tengo reconocimiento al trabajo que yo hago.

B. Ser freelace dancer, es muy complicado, además de ser bailarín y artista, has de saber ser tú propio gestor, administrador, y además darte a conocer, ¿tienes la balanza equilibrada?

C. Pues pienso que sí! La verdad que siempre he sido bastante curioso con todo lo que rodea a mi mundo, y además de bailar me he preocupado de tener muchas amistades con la gente que rodea el mundo de la danza y no solo los bailarines. Técnicos de luces, managers de las compañías...y eso me ha enseñado el fondo de cómo funciona esta profesión. Ahora mismo bailando, dando clases de Ballet Master, hay días que se me hace complicado compaginarlo todo, pero lo fundamenal, es estar organizado y no dejar nada para después. Sino hacer cada cosa en el momento en que se presenta. En cuestión a que me conozcan, me encanta socializar, ayudar, y tengo muchos amigos en la profesión de la Danza. Además siempre está, mi página que podrás ver en cada momento que estoy haciendo, Carlos López Facebook, Linkedin, e Instagram

B. Eres Ballet Master, ¿dar clases a la compañía del American Ballet Theatre, te ha cambiado la visión de la Danza?

C. Sí que me ha cambiado. Cuando uno empieza a dar clases tiene que crear ejercicios que puedan ayudar a los bailarines a mejorar y al mismo tiempo ver que correcciones le pueden ayudar al bailarín para mejorar su técnica. Eso hace que cuando uno ve espectáculos es más meticuloso y se fija en detalles que antes no veía. También el maestro llega a conocer muy bien al bailarín, en sus momentos más fuertes y sus momentos más débiles. Me he dado cuenta que ahora los bailarines quieren hacerlo todo rápido y sin pensar que hay que tener disciplina y dedicación. A veces falta un poco más de motivación, y eso es algo que me gusta inculcar cuando estoy enseñando.

B. ¿No es lo mismo recibir clases de otros maestros que dar tus clases y poder dar tú visión, eso te responsabiliza mucho más?

C. En parte sí y en parte no, es verdad que muchas de la correcciones y la visión de cada maestro hace que un bailarín mejore en menor o mayor medida, pero gran parte de esa mejora también es responsabilidad del mismo bailarín. Que escuche y aplique las correcciones de la mejor manera posible. Yo intento buscar la manera de trasmitir a cada alumno lo que creo que les puede ayudar, pero yo puedo decir la misma corrección a dos alumnos distintos y cada uno la puede interpretar de una manera diferente.  


Ensayando con Cesar Corrales de ABT Studio Company. Foto: Hanna Emmilyn

  

B. ¿Supongo que ser Ballet Master del American Ballet Theatre Studio Company hace que estés por mucho tiempo afincado en NY, pero ¿te abre otras oportunidades en otros países?

C. La verdad que acabo de empezar mi trayectoria como Ballet Master y si que paso mucho tiempo en Nueva York, lo cual me encanta, porque todas las grandes compañías vienen aquí. Pero si que se me han abierto puertas, estuve dando clases en la "Escuela de Royal Ballet de Londres", me invitaron de jurado para el Competencia del "Youth America Grand Prix", y la organización "Young Arts" me invitó a Miami para participar como mentor de los ganadores. Añadiendo que lo compagino con mis galas, como ahora que llego del  Festival Internacional de la Habana. La verdad que soy un privilegiado.

B. ¿Siendo un bailarín freelance cómo sabes que estás dando lo máximo de ti en tus ensayos y tus clases? ¿qué métodos de ensayos tienes?

C.  Después  de más de 20 años de carrera tengo un estándart de cómo tengo que hacer las cosas. Es importante tener mucha disciplina y siempre ir a clase. Además de rodearme de gente que me ayude a mejorar la técnica y crecer en la parte artística. Creo que he tomado clases en todos los estudios de Nueva York y he probado casi todos los maestros que dan clases en Manhattan. Para mí es muy importante buscar esa persona que me diga las cosas que tengo que mejorar, pero que además me de libertad para yo estar relajado. Aprovecho para darle las gracias a uno de mi maestros que ya no está entre nosotros, David Howard, el cual me ayudo mucho en sus clases. A Willy Burmann, que aunque tiene una visión diferente a la mía respecto a la enseñanza, muchos de sus métodos y ejercicios me ayudan mucho a mejorar en mi técnica. Y en especial a Rinat Imaev, Maestro del ABT, con el que he tenido la oportunidad de trabajar en varias etapas de mi vida y que me ha ayudado muchísimo a mantenerme en plena forma. Siempre desde una visión positiva y honesta, lo cual le agradezco muchísimo.

B. ¿Este verano has participado en IBStage 2014, un Summer Program que han creado Leo Sorribes y Elías García en Barcelona, ¿te gustó volver a España para este proyecto? ¿qué te pareció el Summer Program?

C. Me encantó poder volver a España en el papel de maestro, visitar de nuevo las maravillas de Barcelona y además poder pasar un tiempo inolvidable con maestros de gran calidad y bailarines de inmensa categoría. El curso fue fantástico! Xiomara Reyes que es una buena amiga y compañera del ABT ya me había hablado el año pasado de lo fantástica que fue la experiencia, pero la verdad que si fue una gran sorpresa ver a todos esos talentos bailarines trabajar durante tres semanas y al final verles bailar en las galas con tanta calidad y profesionalidad. Un programa de verano fantástico, fresco y muy diferente a los que he solido participar.  

B. ¿Qué crees que le falta a España para que la cultura sea normalizada como lo es en EEUU?

C. A España le falla un poco el sistema, hay falta de apoyo gubernamental y de las instituciones. Que los políticos y las instituciones que dan dinero, también se preocupen saber dónde va ese dinero que se preocupen por ver los espectáculos, que se interesen por la cultura y la Danza. No solo se trata de dar dinero, sino de apoyar moralmente, con su presencia, con sus opiniones, con sus iniciativas también. Intentar formar proyectos. También que se apruebe una ley de mecenazgo para que empresas y gente anónima puedan apoyar económicamente pero que además les beneficie de alguna manera. En EEUU hay mucho apoyo a la cultura, pero también hay mucha celebración, muchas cenas para recaudar, muchos eventos para conseguir mecenas para que todos ellos vean donde va su dinero. Todo tiene su trabajo y su recompensa. No se trata solo de dar dinero, hay mucho más que eso.
 


Foto: Jade Young



B. ¿Qué le recomendarías a cualquier joven que empieza su carrera de bailarín para que pueda llegar a ser un destacado en el mundo de la danza? 

C. Si tiene claro que lo que le gusta es bailar, que se informe y apunte a una escuela pública o privada, en la que hayan buenos maestros, que le puedan aportar lo máximo. Una vez esté en el lugar que le gusta, que le dedique mucho tiempo. La Danza requiere disciplina, trabajo y horas de aprendizaje. Que se culturalice en Danza, que vea videos, vaya a espectáculos, porque viendo se aprende muchísimo. También le diría que no deje de hacer lo que le apasiona y que conforme se vaya haciendo más adulto que vaya informando de que compañía le gustaría estar y que tipo de compañía le vendría mejor a su manera de bailar. Hay compañías que bailan mucho y son muy buenas para empezar tu carrera. Otras que son de estilo más neoclásico y otras tienen un repertorio más de autor. Todas esas cosas más tarde pueden hacer que puedas demostrar todas tus facultades al cien por cien. Muy importante que intente no dejar los estudios porque los bailarines tienen que ser personas cultas y con inquietudes.

B. ¿ Cuándo te vemos por España?
C. Pues no se ahora mismo, ojalá pronto!! Tengo la agenda bastante ocupada pero he empezado a hablar con varios conservatorios por si vengo a dar algunas clases el año que viene. También estoy hablando con IBStage para el curso del 2015. Yo espero que en algún momento pueda volver a bailar a España antes de retirarme, al fin y al cabo es aquí donde tuve mis comienzos como bailarín. 




video